Sidebar

18
Jue, Jul

Juez ordena liberar a Alejandro Galván, aunque suspendido como funcionario municipal

Noticias
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

* Galván parecía divertido mientras la agencia ministerial realizaba la formulación de imputación; de plano se estaba riendo.

* (Se pide a medios de comunicación NO plagiar las notas de Relatos Nayarit, por mínima vergüenza)

 

Si la Fiscalía General del Estado (FGE) no ejecuta una nueva orden de aprehensión en contra de Alejandro Galván Araiza, y si éste recupera la libertad como lo ordenó esta madrugada de sábado un juez de Control, cabría interpretarse que ayer, tras el impresionante operativo que llevó a su detención durante una orden de cateo en la casa de la presidenta municipal de Tepic Geraldine Ponce Méndez, desde el Gobierno Federal debió haber existido una fuerte llamada de atención a ésta y al gobernador Miguel Ángel Navarro Quintero, contra quien la joven alcaldesa se desbocó durante una transmisión en vivo del operativo a través de redes sociales.

Se da pie a deducir lo anterior puesto que, luego de que un juez dictó auto de vinculación a proceso en contra de Galván por su probable relación con los delitos de violencia familiar y amenazas en agravio de Griselda Yohana, quien afirma que el papá de su hija de 10 años es el ahora imputado, la Fiscalía no solicitó la prisión preventiva sino que se impusieran las medidas cautelares de presentarse a firmar cada 15 días, una garantía económica de 50 mil pesos –el juez le dio plazo de cinco días hábiles-, no salir del estado, tampoco acercarse a la víctima y a testigos, y también la suspensión del cargo como jefe de gabinete del Ayuntamiento de Tepic.

El juez aclaró a Galván que si por alguna razón necesita salir del estado debe contar con  autorización judicial, y que la suspensión del cargo podría ser temporal, dado que la revisión de medidas cautelares puede realizarse cuando varían las condiciones en el desarrollo de los expedientes.

De igual forma, se autorizó un plazo de tres meses de investigación complementaria.

Geraldine Ponce asistió a la audiencia programada a las seis de la tarde en el Centro Regional de Justicia Penal, aunque inició alrededor de las ocho de la noche y se prolongó hasta minutos antes de la una de la madrugada. Por ahí también se vio a la pequeña hija de cuatro meses, aunque sin ser ingresada a la sala.

Entre los tantos datos revelados por la agencia del Ministerio Público, la asesoría de la parte agraviada, o el defensor particular, se conocen aspectos que muestran, por ejemplo, que Galván Araiza no dijo precisamente la verdad cuando afirmó, en un video que divulgó el martes cinco, que no había sido notificado por autoridad alguna sobre la situación de la niña, y es que se precisó que el expediente 880/2021 del Juzgado Primero Familiar en Tepic da cuenta de la demanda interpuesta en su contra por Griselda Yohana y que, incluso, en una ocasión una funcionaria del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) acudió a la Presidencia Municipal y se entrevistó con Galván para emplazarlo sobre la demanda, a la cual no dio contestación.

El tema de esa demanda tiene relevancia puesto que el Juzgado Familiar decidió presumir que Galván es el papá de la niña porque no ha atendido los llamados, y es ahí donde, se explicó, se da una relación de familia entre el imputado y la víctima, lo que sumado a que le envió mensajes con palabras como que “era una culera”, o que mientras Griselda estaba en un proceso de realizar trámites migratorios en Estados Unidos –donde vive a partir del 2017-, él le remitió un link de la Administración para el Control de Drogas (DEA), entonces se daría el probable delito de violencia familiar de tipo moral, además de amenazas, por el contexto de la función que tiene la DEA.

Resulta destacado señalar que principalmente en la parte inicial de la audiencia, Alejandro Galván parecía divertido mientras la agencia ministerial realizaba la formulación de imputación.

De plano se estaba riendo y era tan obvio que un policía estatal procesal pidió a otro agente, ubicado de pie a espaldas de Galván, que le dijera que guardara respeto. La sonrisa volvió a repetirse otras veces y mueve a cuestionar si para entonces ya sabía que se decidiría su liberación.

 

El ahora ex jefe del gabinete municipal es investigado en al menos otro asunto, ya que cuando se discutían las medidas cautelares se anunció un oficio de este ocho de septiembre en el que un diverso agente del Ministerio Público precisó que el reciente 28 de junio citó a Galván Araiza para que se presentara el tres de julio y no lo hizo. Lo volvió a citar para el día siete y tampoco fue.

Y por si algo faltara, se precisó que el Juzgado Familiar pidió que se le descontara el 15 por ciento de su sueldo para manutención de la niña, a lo que la agencia ministerial precisó que lo anterior no se ha llevado a cabo.

Por el contrario, la defensa particular argumentó que si Galván era suspendido del trabajo entonces se afectaría a la menor con el equivalente al 15 por ciento de su ingreso.

Otro dato que llamó la atención es que Griselda Yohana sí habría recibido algunos depósitos pero no de Galván, sino que posiblemente se le dio de alta como empleada municipal, sin que lo supiera, y para ello abrió una cuenta bancaria en Tijuana, Baja California, creyendo que era producto de la pensión, lo que, de confirmarse, podría generar problemas no sólo a Galván sino a otros empleados municipales, pues la supuesta pensión en realidad sería la de una –oficialmente- trabajadora del Ayuntamiento de Tepic que vive en Estados Unidos y cobra en Tijuana.

Mientras la agencia ministerial y la asesora de víctima insistieron que una valoración psicológica arrojó que la mujer –que empezó a entenderse con Galván cuando tenía 17 años y él más de 30- necesita tratamiento profesional, el defensor particular anotó que el dictamen pericial también señala que ella enfrenta una desilusión, no una afectación emocional.

El juez de Control explicó a Galván Araiza que el auto de vinculación a proceso no prejuzga su situación, sino que es la autorización para que el asunto siga investigándose, y en el caso será en los siguientes tres meses.

Puesto que la tormenta que se sintió a altas horas de la noche vino acompañada de rayos, el juez suspendió la audiencia unos minutos para procurar mantener sin problemas el equipo que graba el audio y video. La medida fue apenas oportuna porque cayó un rayo por ahí cerca que dejó a oscuras el inmueble durante unos segundos.

En la parte final y antes de ser trasladado nuevamente a la penal, de donde sería puesto en libertad, Alejandro Galván solicitó entrevistarse unos minutos con Geraldine Ponce, que siempre estuvo acompañada por varias personas masculinas.

(Galván en una foto en Facebook)

 

 

 

 

X

Right Click

No right click