Sidebar

23
Vie, Feb

Juez impone prisión a subdirector de Ingeniería Pesquera; abren expediente a detalle

Noticias
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

* Elifonso dispuso de una panga de la escuela universitaria y la llevó a una cooperativa de pescadores, sin procedimiento alguno, aunque explicó que era para práctica de estudiantes.

* (Se pide a medios de comunicación NO plagiar las notas de Relatos Nayarit, por mínima vergüenza) 

 

Durante una audiencia que transcurrió en aproximadamente tres horas, este domingo un juez de Control en Tepic dictó auto de vinculación a proceso en contra de Elifonso, subdirector de la Escuela Nacional de Ingeniería Pesquera de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), por los probables delitos de ejercicio indebido de funciones, y peculado, pero además le impuso la medida cautelar de prisión preventiva justificada durante mes y medio en que transcurrirá la etapa de investigación complementaria.

La situación de Elifonso se enmarca en lo sucedido el sábado 25 de febrero, cuando personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) efectuó un cateo en instalaciones de Ingeniería Pesquera, que se ubican en el municipio de San Blas, lo que posteriormente fue reclamado por estudiantes, que han exigido una disculpa.

De acuerdo con los datos vertidos, el caso se ubica en el uso de una embarcación de la escuela –una panga o lancha, según los términos expresados- por parte de una cooperativa de pescadores en la presa Las Higueras, municipio de Rosamorada, a donde hace tiempo la trasladó el subdirector.

El propio Elifonso, quien ha laborado 20 años en el plantel, asesorado por un defensor particular rindió una declaración en la que habló de su trabajo de docente e investigador, y de cómo siempre ha procurado que los estudiantes realicen sus prácticas y servicio social en campos que les den mayor operatividad y experiencia.

Además, insistió que ha procurado que la Universidad cumpla con un vínculo con la sociedad y en ese sentido es que prestó asesoría a la cooperativa.

Durante la audiencia, la defensa presentó una entrevista con un estudiante, Arlis, que, efectivamente, estuvo un tiempo en la referida presa en un proyecto de jaulas flotantes para el cultivo de tilapia, además de fotografías de otros alumnos que han sido llevados a realizar prácticas a ese cuerpo de agua.

Sin embargo, el problema para Elifonso es que relató que la embarcación tenía años arrumbada, igual que otras en Ingeniería Pesquera, y que se necesitó pintarla y demás adecuaciones, apoyado por un trabajador, todo ello con recursos propios, pero el traslado a la cooperativa no pasó por un procedimiento oficial al interior de la UAN, sino que únicamente dio aviso al director, cuyo nombre no fue citado este domingo pero podría referirse a Javier Marcial de Jesús Ruiz Velazco Arce, quien en fecha posterior al cateo presentó un juicio de amparo en contra de una posible orden de aprehensión.

Durante el debate, la defensa particular consideró que el hecho no constituye delito, puesto que su cliente no buscaba un beneficio propio, sino generar mayores conocimientos para los estudiantes.

Por su parte, en la réplica, la agencia del Ministerio Público precisó que Elifonso es yerno del presidente de la cooperativa de pescadores involucrada y, además, es parte de la misma y fungía como vocal, de tal forma que la panga no sólo era usada por estudiantes ni tendría el único fin de generar mayor conocimiento.

Al resolver la situación, el juez de Control explicó que es loable que la Universidad cumpla con tareas en beneficio social, sin embargo ello debe hacerse dentro de lineamientos, no como fue el caso de Elifonso, que dispuso de un recurso público para llevarlo a una cooperativa, por lo que consideró que sí hay elementos para presumir los delitos de peculado, y ejercicio indebido de funciones.

El juez señaló que el delito de abuso de autoridad por el que también se presentó imputación, queda subsumido por el de ejercicio indebido de funciones.

 

Otro aspecto debatido fue lo tocante a las medidas cautelares que debían imponerse.

La defensa consideró que era excesiva la prisión preventiva justificada que solicitó la representación de la Fiscalía y, en cambio, partiendo de que no se niega el hecho, propuso que Elifonso pudiera recuperar la libertad y se le prohibiera salir de Tepic, además de que no se acercaría a la UAN, a Ingeniería Pesquera, a la cooperativa y a testigos, e igual podría presentarse a firmar cada semana y garantizar 10 mil pesos.

Luego de analizar la postura de ambas partes, el juez justificó la prisión preventiva en base al riesgo para testigos, dado que se trata de un superior jerárquico y se han recogido entrevistas a docentes, estudiantes y otras personas.

De igual forma, le dio valor al caso de que Elifonso cuenta con otra causa penal –iniciada precisamente a partir del cateo-, por el probable delito de cohecho, con el que se materializó la detención; es decir, el tema de la panga inició con una posterior orden de aprehensión.

Finalmente, se concedió un plazo de mes y medio de investigación complementaria, que vence el 20 de abril, tiempo en que el subdirector estará en prisión, recluido en la penal de Tepic.

A la audiencia en el Centro Regional de Justicia Penal asistieron familiares del imputado, con la esperanza de que pudiera recuperar la libertad. Cuando el juez dio por concluida la cita, varias de esas personas del público estaban llorando.

Por último se permitió una breve plática entre Elifonso y algunos familiares.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

X

Right Click

No right click