Sidebar

27
Mié, May
31 Nuevos articulos

Trabajar en el SEMEFO en tiempos del coronavirus

Noticias
Tipografia

* La pandemia obliga a un mayor cuidado en las diligencias de traslado de los cuerpos.

 

Al igual como ha ocurrido en numerosas ocupaciones, el Covid-19 ha obligado un mayor cuidado en quienes trabajan en el Servicio Médico Forense (SEMEFO) de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Además del chofer y el médico legista de guardia, Francisco Robles es uno de los empleados que acude  ante los reportes por alguna muerte natural, pero si la misma es violenta, también se suman los diversos peritos.

Hace 10 años que Robles ingresó al SEMEFO, como disector auxiliar del médico legista.

Explica que desde la salida del SEMEFO, los tres ocupantes del vehículo ya llevan puesto el correspondiente traje especial –conocido como teletubbies-, botas, dos pares de guantes, cubrebocas, así como una careta.

De acuerdo con Robles, la entrevista que realiza el legista, con personal de un hospital o con familiares del fallecido –si el deceso fue en domicilio-, resulta muy importante. Aunque se haya reportado una muerte natural, debe verificarse que no haya lesiones, golpes.

En los casos en que un cuerpo es trasladado al Servicio Médico Forense en vehículo oficial, apenas se coloca en éste dentro de la correspondiente bolsa, los tres empleados se quitan el equipo que llevaban puesto y lo depositan en una bolsa color rojo de desechos.

Ello permite que disminuya el riesgo de contaminación en la cabina.

Pero apenas arriban al SEMEFO, explica Robles, se colocan un nuevo equipo completo hasta concluir con la autopsia. Y luego se da un regaderazo.

De acuerdo con el disector, si bien se tiene el cuidado en el traslado de los cadáveres, el coronavirus ha motivado una mayor atención.

Aun en los casos donde inmediatamente se conocen las circunstancias del fallecimiento, por ejemplo en muertes violentas, existe el temor al Covid-19.

A estas alturas se conoce que un cadáver con coronavirus no contagia por si solo, pero la transmisión podría darse si es tocado y posteriormente hay contacto con la boca, nariz u ojos de una persona.

Francisco Robles agrega que apenas llega a su casa, se cambia de ropa y vuelve a bañarse.

Si hace 10 años se producían constantes balaceras y el personal del SEMEFO no se daba abasto recogiendo los cuerpos, ahora el silencioso coronavirus exige un cuidado extremo de quienes trabajan en esas áreas.

(La foto corresponde al traslado de paciente con coronavirus) 

* Se pide a medios de comunicación NO plagiar las notas de Relatos Nayarit. 

 

 

 

X

Right Click

No right click