Sidebar

27
Mié, May
31 Nuevos articulos

Coronavirus mostrará qué magistrados y jueces sí trabajaron para abatir rezago y quiénes no

Noticias
Tipografia

* Mientras algunos órganos jurisdiccionales estarían preocupados por resolver sentencias pendientes, otros se escudarían en el Covid-19 para no esforzarse.

 

Para el 31 de mayo, en que está anunciada la conclusión de suspensión de actividades jurisdiccionales y de plazos procesales en el Poder Judicial de Nayarit, salvo asuntos urgentes en materia familiar, en justicia penal tradicional, en el sistema oral, y para adolescentes, prácticamente se cumplirán dos meses y medio desde que se tomaron las medidas por el coronavirus.

Conviene añadir que la pandemia continuará en junio y probablemente otros meses, e incluso expertos en salud anuncian que podría tomar nueva fuerza a partir de octubre.

Lo anterior lleva a observar la necesidad de encontrar maneras para que los expedientes judiciales tengan actividad desde decisiones oficiales, es decir, no esperar la sola voluntad de quienes imparten justicia.

Por ejemplo, consultados por teléfono, funcionarios adscritos a salas de segunda instancia explicaron que  trabajan en sus casas con base en las indicaciones del magistrado al que están asignados, resolviendo asuntos que envían por correo electrónico o a través de memorias, así como teniendo reuniones periódicas, acatando medidas de debida distancia.

Tras la resolución de determinados asuntos, se toman nuevos expedientes para seguir trabajando a distancia, indicó un secretario de estudio y cuenta.

Sin embargo, esa situación no estaría siendo atendida en todas las magistraturas.

Hay quien observa que para el 31 de mayo los distintos órganos jurisdiccionales de primera y segunda instancia prácticamente no deberían tener rezago. Tiempo han tenido de sobra para sacar adelante asuntos pendientes.

De igual forma, hay juzgados que sí estarían trabajando para resolver asuntos turnados para sentencia, pero otros aparentemente no lo hacen.

Así, cuando las actividades regresen más o menos a la normalidad, se verá qué órganos jurisdiccionales sí trabajaron durante la pandemia y cuáles no hicieron el mínimo esfuerzo. Quién superó el rezago y quién sigue teniéndolo.

 

En ese sentido, es de reconocerse la labor de quienes, en medio del Covid-19, están trabajando sin interrupción, por ejemplo en el sistema oral, pero también de aquellos que sin encontrarse en ese supuesto, se han dedicado a proyectar acuerdos y sentencias, con la idea de reiniciar con nulo o escaso rezago.

Sin embargo, asumir que se puede mantener por un período prolongado la suspensión de labores de los tribunales, sin consecuencias, podría no ser la mejor manera de atender esta situación extraordinaria.

La pandemia está marcando la pauta hacia el futuro; podría quedarse meses o años.

Es decir, se tendría que ir haciendo lugar a un sistema paralelo de actuación judicial, que coexista con el vigente en situaciones ordinarias, pero que también venga a suplirlo con eficacia en circunstancias extraordinarias como la que impuso el virus.

* Se pide a medios de comunicación NO plagiar las notas de Relatos Nayarit. 

 

 

 

X

Right Click

No right click