Sidebar

24
Sáb, Ago
32 Nuevos articulos

“Usted ha ocultado un cadáver en su domicilio durante 7 meses”

Noticias
Tipografia

* Formulan cargos contra Enrique “N”, el albañil que sepultó en su casa a su pareja.

 

La expresión con que se titula esta nota fue citada por una agente del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado (FGE), al formular imputación en contra de Enrique “N” “N”, por su probable responsabilidad en un delito vinculado con la desaparición de persona, con modalidad de ocultamiento de cadáver.

De algunos 50 años de edad, el albañil fue presentado este lunes ante el juez de control Armando Elías Martínez, que en próxima audiencia resolverá el auto de vinculación a proceso dentro de la causa 1420/2019.

El caso se refiere a un cadáver que fue enterrado dentro de la casa de Enrique, por calle Colima, entre Sinaloa y Sonora de la colonia Emilio M. González, y que se localizó al anochecer del viernes nueve, luego de que elementos de la Fiscalía obtuvieron una orden de cateo y cavaron.

Se trata del cuerpo de una mujer y todo hace suponer que correspondería a María Isabel González Anzaldo, originaria de Compostela y quien fue vista por última vez el pasado 19 de enero.

Dada la avanzada descomposición, se realizan los estudios para verificar la identidad. Se deduce que  al sujeto posteriormente le será imputado el delito de feminicidio.

Según datos anunciados por la agencia ministerial, la investigación en torno al paradero de María Isabel condujo a Enrique, con quien mantuvo una relación sentimental en años recientes, aunque también se indicó que el papá de sus tres hijos es hermano del hoy detenido.

Entrevistada por policías estatales, una señora, vecina cercana del lugar de los hechos, narró haber escuchado de madrugada: “¡no, Enrique, no!”, seguido de golpes secos en el suelo similares a excavación, durante unos 20 minutos.

Un punto que conviene resaltar es que el cateo inició sin que Enrique estuviera presente; éste llegó alrededor de las 7:20 de la noche y reveló que ahí vivía:

- Sí la conozco, pero no sé nada – habría respondido en cuanto al paradero de María Isabel.

Incluso, pidió a los policías que buscaran bien en su casa, y hasta agregó que si le hubiera hecho algo no se hubiera acercado.

En la casa, por cierto, había unos 10 perros.

La excavación inició en una losa de concreto, bajo de la cual se encontró una capa de tierra de algunos 50 centímetros, y luego otra losa que, al reventarla, mostró una pierna del cadáver. En ese momento Enrique fue detenido.

Aunque se espera el resultado de los estudios, todo hace suponer que el cadáver corresponde a María Isabel. El cateo fue en su búsqueda. Un tiempo trabajó en un botadero y la última vez que se le vio con vida, el 19 de enero, asistió a la fiesta de una amiga.

La información que ahora se conoce es que González Anzaldo ya había padecido violencia a manos de Enrique. 

A interrogante del juez, el imputado se negó a declarar sobre los hechos.

Delgado, moreno, el pelo negro peinado hacia atrás, ha trascendido que Enrique solía dormir sobre la losa donde sepultó el cadáver.

* Se pide a medios de comunicación NO plagiar las notas de Relatos Nayarit.

X

Right Click

No right click