Sidebar

16
Dom, Jun
31 Nuevos articulos

Pacientes trasplantados del ISSSTE denuncian falta de medicamento; quieren ser oídos por el presidente

Noticias
Tipografia

* En las últimas semanas no se ha surtido el Tacrolimus y Sirolimus, cruciales para personas con trasplante de órgano.

 

Derechohabientes del ISSSTE que en los últimos años fueron trasplantados de riñón, revelan la falta de medicamentos que deben consumir diario y de por vida, tales como el Tacrolimus y Sirolimus.

Cuatro de ellos, localizados por separado vía telefónica, indicaron que este martes intentarán entrevistarse con el presidente Andrés Manuel López Obrador, durante su visita al Congreso del Estado, para hacerle saber su situación:

“Ojalá que el presidente nos escuchara porque esto no nos había pasado en años. Vamos a tratar de hacerle entrega de un documento donde contamos lo que está ocurriendo, y vamos a llevar pancartas”, indicó uno de ellos.

Otro de los pacientes explicó que en su caso consume Tacrolimus, y pueden ser de cinco a nueve cápsulas por día, dependiendo del resultado de los estudios que periódicamente se realiza.

Y si bien hasta hace unos tres meses podían existir retrasos de a lo máximo una semana en la entrega, la situación se recrudeció a partir del mes de febrero:

‘No hay, no está en existencia, no sabemos para cuando va llegar’, se le indicó este lunes en la farmacia del hospital del ISSSTE, frente al parque La Loma.

Otro trasplantado de riñón que vive en Tepic y se surte en Zapopan, Jalisco, confirmó el faltante de Tacrolimus.

Uno más detalló que consume Sirolimus, cuya caja con 60 cápsulas le dura un mes y llega a costar casi 10 mil pesos, lo que le resultaría imposible de mantener.

Este último, abundó:

“Hace cuatro años fui trasplantado de riñón y es la primera vez que enfrentamos este faltante. No sé si sea un problema de los estados o de gestión de la delegación del ISSSTE de Nayarit, porque he hablado al Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, en la Ciudad de México, y me dicen que allá sí tienen.”

Los testimonios recogidos coinciden que es a través de conocidos como hacen frente a la carencia. Señala uno de ellos:

“Hay un círculo de amigos que también están trasplantados y algunos tienen Seguro Social, por lo que nos donan las cápsulas que pueden. Tomarlas es esencial para mantener con vida al riñón, si no lo hacemos empezaríamos a perderlo.”

Uno de los trasplantados recordó haber vivido un proceso de hemodiálisis, de varios años, previo a la donación de riñón:

“Estamos pasando por una situación preocupante, es de urgencia y no somos pocas personas. Hay un riesgo de que perdamos el órgano. Es muy caro comprar el Tacrolimus o el Sirolimus. Una caja de Tacrolimus con 50 cápsulas, que puede consumirse en 10 días o menos, dependiendo del número de cápsulas para cada persona, cuesta arriba de dos mil pesos.”

Agregó que existe frustración en el personal médico, puesto que todos saben que el faltante pone en riesgo la salud de los trasplantados.

Los pacientes consideran de importancia que el presidente López Obrador conozca la situación por la que atraviesan:

“¡Ya sobrevivimos a la insuficiencia renal, ya pasamos por la diálisis y por la hemodiálisis. Queremos vivir!”, clamó uno de los afectados.

* Se pide a otros medios de comunicación NO plagiar las notas de Relatos Nayarit. 

 

X

Right Click

No right click