Sidebar

17
Dom, Ene
19 New Articles

Una enfermera narra sus 10 meses con enfermos Covid-19: “personas adultas son contagiadas por sus hijos”

Noticias
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

* Los casos activos han ido subiendo en Nayarit; enero inicia al ritmo que se tenía en septiembre.

 

Durante 10 meses, una joven auxiliar de enfermería en un hospital de Estados Unidos ha trabajado con enfermos de Covid-19.

A principios del pasado mes de abril, este reportero presentó una nota sobre ella, guardando el anonimato, puesto que es hija de nayaritas y aquí vivió parte de su niñez.

Localizada nuevamente por teléfono, habla de su experiencia personal, advirtiendo de cómo la pandemia tuvo un descenso entre los meses de septiembre y octubre, pero luego ha repuntado de manera alarmante, al grado que el hospital donde trabaja está a cupo lleno, por lo que pacientes con coronavirus permanecen en la sala de urgencias, esperando una cama en los pisos destinados a ello.

Ella trabaja en turnos de 12 horas por la noche y descansa dos días. Durante la extenuante jornada, se le permite descansar una media hora para comer y en ese lapso se hace el cambio de sus batas y ropas de trabajo, pero hay ocasiones que no hay tiempo para el lonche. Entre 11 y 12 pacientes suele tener bajo su cuidado.

Prepararse para su jornada de trabajo es exigente, con consumo mínimo de agua en las horas previas, especialmente para evitar ir al baño.

La indicación que todo el personal tiene es que al menor síntoma, aunque sea de gripa, deben efectuarse una prueba de Covid-19. Ella lo ha hecho varias veces, dando resultado negativo afortunadamente.

 

Precisa que los pacientes que no están graves generalmente preguntan cómo está su nivel de oxígeno. A todos les preocupa ser conectados a alguna máquina o llegar a ser intubados.

La joven profesionista ha estado en los momentos de muerte de enfermos, pero también se ha animado cuando sus pacientes son dados de alta. Recuerda a uno de ellos: llegó a estar intubado, luego tuvo una notable mejoría, pasó a piso y después regresó a su casa, aunque con tanque de oxígeno que les cubre su aseguradora.

Días antes de morir, un anciano le contó que él creía que se contagió del virus a través de su hija.

Y una señora, que se recuperó, le narró que tiene un hijo que sale mucho a divertirse y él trajo el Covid-19 a su casa.

“La mayoría de las personas grandes agarran el virus de sus hijos”, comenta.

Al personal médico, de enfermería, pide que en todo momento usen el equipo que es necesario en el hospital. Que no se confíen aunque estén en áreas que no son de coronavirus.

También sugiere que descansen el mayor tiempo posible y que no hagan doble turno. Deben comer lo más saludable posible.

De igual forma, orienta para evitar visitas a familiares, especialmente si son personas en edad avanzada.

A la población en general le repite que usen cubrebocas.

En su hospital, dice, una parte del personal de enfermería ha dejado de presentarse, por lo que hay turnos que apenas se completan.

“Muchos se han ido por miedo al virus”, indica.

 

Y si esa preocupación existe en un hospital de un país de primer mundo, sobra imaginar lo que sucede en nosocomios de México, con mayores carencias.

El virus es el mismo, pero no la capacidad del equipo de uno y otro país.

Al pasado 30 de noviembre, en Nayarit se contabilizaban 945 muertes vinculadas al Covid-19, con 79 fallecimientos ése mes.

Para este tres de enero, el número de decesos ha llegado a mil 48. Hay una diferencia de 103 muertes.

Un dato de especial atención es el de casos activos de coronavirus en Nayarit, que ha ido en aumento.

Aquí unos ejemplos, considerando a partir de agosto, que ha sido el mes con mayor número de muertes:

El tres de agosto los casos activos sumaron 811, 468 de ellos en el municipio de Tepic.

El tres de septiembre, los activos alcanzaron 662, 359 en Tepic, empezando a notarse el descenso.

Y así continuó en octubre: el día cuatro se anotaron 595 activos, 290 en el municipio de Tepic.

El tres de noviembre los números fueron 466 y 212, respectivamente.

Para el uno de diciembre la estadística muestra números de marcado ascenso: 543 casos activos, 278 en Tepic.

Y este tres de enero, los números son de 648 activos, 321 en Tepic; es decir, muy parecidos a los que se tenían hace cuatro meses, cuando la curva descendía, mientras que en las últimas semanas ha ido subiendo.

 

Como lo explica la auxiliar de enfermería, a 10 meses de trabajar con Covid-19, el personal de salud está cansado, viviendo en un estrés diario, con temor a contagiarse y de llevar el virus a sus familiares.

La mejor ayuda de la población en general sería cuidándose.

* Se pide a medios de comunicación NO plagiar las notas de Relatos Nayarit. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

X

Right Click

No right click