Sidebar

22
Mar, Ago
33 Nuevos articulos

Amparo histórico por “Renato” y hospital psiquiátrico en Nayarit

Especial
Tipografia

* Juzgado de Distrito concede suspensión provisional a favor de un enfermo mental que se encuentra en el Hospital General de Tepic.

* El Estado deberá hacerse cargo de su atención en tanto es resuelto el fondo del juicio de garantías.

 

Con el nombre de Renato Martínez Lara, el Juzgado Segundo de Distrito de Amparo Civil y Administrativo aceptó un amparo en el que abordará el caso de este joven, enfermo mental y conocido en redes sociales como “Renato”, lo que sienta un precedente histórico en Nayarit.

Por lo pronto, el Juzgado de Distrito concedió una suspensión provisional para que Renato reciba la atención médica necesaria en tanto es resuelto el juicio de garantías número 535/2015. Actualmente se encuentra en el Hospital General de Tepic. 

Este martes se conoció la aceptación del amparo, presentado por Luis Rogeiro González González, como “gestor solidario y oficioso” de Renato, y estudiado por el despacho del abogado Alfonso Nambo, maestro de la materia de amparo en la escuela de Derecho de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN).

El juicio fue interpuesto contra siete autoridades: el Congreso del Estado, la Comisión de Salud del propio Congreso, el secretario de Salud del Gobierno del Estado, el presidente municipal de Tepic, la dirección del Centro de Salud Mental, la dirección de instituto contra las adicciones “Marakame”, y la dirección del Consejo Estatal Contra las Adicciones. 

De acuerdo con una publicación de consulta pública, se anotó como actos reclamados el “no adoptar medidas de carácter presupuestario y/o administrativos para brindar un nivel esencial de salud física y mental”.

El Juzgado de Distrito ha solicitado informes del caso a las autoridades responsables para estudiar una primera audiencia el 30 de marzo, incidental –que derivaría en una posible suspensión definitiva-, y la audiencia de fondo el 20 de abril, constitucional.

Así explica una parte del documento presentado ante la justicia federal:

“La necesidad de un hospital psiquiátrico, en Nayarit, es ostensible. No es un requerimiento particularísimo de Renato. Son muchas las personas privadas de la razón que deambulan por las calles y avenidas de Tepic, e incluso en todo el estado, exponiendo sus cuerpos desnudos o semidesnudos y exponiéndose al morbo, agrediendo a los transeúntes, cruzando repentinamente las calles y poniendo en riesgo, con ello, su vida y la de los demás. También es considerable el número de suicidios en la entidad y el número de pacientes con padecimientos mentales, por obvias razones, va in crescendo de la mano del índice poblacional. “Incluso, me he encontrado con que es sumamente sensible la falta de atención a los enfermos mentales que se encuentran en el reclusorio estatal y los municipales, así como en casas habitación (encerrados, encadenados o permanentemente drogados por sus propios familiares), por inexistencia de un hospital psiquiátrico”.

Y continúa anotando:

“En lo que constituyó un compromiso de campaña y, por tanto, una expresión vinculatoria respecto de la ciudadanía, el entonces candidato y ahora presidente municipal de Tepic, para el periodo 2014-2017, sostuvo que durante su administración ‘donará un terreno para que el Gobierno del Estado construya de manera inmediata un hospital psiquiátrico en beneficio de decenas de personas que lamentablemente padecen de sus facultades mentales y que a diario transitan por las calles de la capital nayarita.’”

El amparo anota que en el caso Renato son infringidos diversos artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como pactos y declaraciones internacionales de derechos humanos.

“Mientras Renato Martínez Lara no tenga acceso a un hospital psiquiátrico aquí en el estado de Nayarit, operado por personal especializado y que cuente con el medicamento para el tratamiento respectivo, sin trabas físicas o económicas y en ausencia de políticas discriminatorias, en condiciones de aceptabilidad y calidad, no podrá afirmarse, con certeza, que disfruta de toda una gama de facilidades, bienes, servicios y condiciones necesarios para alcanzar el más alto nivel posible de salud”…

DE LA MANO DE ROGEIRO

El 21 de julio del 2014, al conducir un vehículo por el fraccionamiento Castilla y salir por el libramiento carretero, Rogeiro González estuvo a punto de arrollar a Renato. 

El incidente lo atrapó, le caló profundo. 

Podía haberse olvidado del asunto, pero después regresó a buscarlo y a partir de ahí continuamente ha detallado la situación del joven: viviendo dentro de tubos en el libramiento, sin familia, y con una enfermedad por la que requiere ser operado. Dos días por semana lo encontraba para bañarlo, para hacerle cambios de ropa. Un vendedor de pescado aceptó darle comida.

Mientras camina hacia una farmacia la mañana de este martes, Rogeiro cuenta que en esta tarea se han sumado otras personas, para contribuir a la causa de Renato. Considera que es un claro ejemplo de la urgencia que existe en el tema de salud mental en el estado.

Rogeiro ha comprado un laxante “Nulytely” que necesita el interno y el costo, afirma, lo divulgará por redes sociales puesto que desde la semana pasada se lanzó una solicitud de donaciones, y es que le resultaría imposible cumplir con todos los gastos.

Su número de cuenta en Banorte es 4915667352147351, a nombre de Luis Rogeiro González González. Su celular: 311-1010011. Ha pedido que quien ofrezca un donativo lo divulgue por Facebook y lo etiquete, para dar certeza de que hay un manejo transparente de ingresos y gastos. Añade también que hay personas que han preferido el anonimato.

Desde el miércoles 18 han sido donados aproximadamente 14 mil pesos, además de obra de arte que es expuesta en el motel Melanie, o vendedores de hamburguesas o dentistas o quienes cortan cabello que ofrecen un determinado número de trabajos en pro de Renato.

Agradece el apoyo ofrecido por el doctor Pavel Plata, secretario de Salud estatal.

De acuerdo con González González, con las acciones que lleva a cabo en torno a Renato no se pretende exhibir a nadie o confrontarse con alguna autoridad, sino sensibilizar a todos de que Nayarit necesita “una gran obra para la salud mental”. Lo que se logre, añade, será para todos los renatos que deambulan por las calles.

Padre de dos niñas, empleado del Centro de Arte Contemporáneo Emilia Ortiz, se le pregunta:

- ¿Quién es Rogeiro?.

- Una persona común y corriente que se dio el tiempo de ayudar a alguien que está indefenso, que necesita ayuda.

Por su parte, el abogado Alfonso Nambo recordó la reflexión que horas antes compartió con estudiantes de la UAN: “el poder que tiene el amparo en defensa de derechos de la colectividad. Nos podemos convertir en coadyuvantes del gobierno para reorientar las políticas públicas”. 

El amparo podría resultar un detonante para que finalmente se tomen decisiones sobre la construcción de un hospital psiquiátrico en Nayarit.

(Renato en cama de hospital; Rogeiro al frente. Foto tomada de Facebook) 

 

 

 

 

 

  

 

 

X

Right Click

No right click