Sidebar

20
Mar, Nov
28 Nuevos articulos

Mario Ávila, el maestro de 78 años que caminó miles de kilómetros en hazañas deportivas

Noticias
Tipografia

* Recorrió los 20 municipios de Nayarit, de Tepic a Chihuahua, de Tijuana a La Paz, de Chiapas a Panamá, entre otras largas rutas.

 

El maestro Mario Ávila Hernández tiene 78 años; debe ser el nayarita que más kilómetros ha caminado como atleta de alto rendimiento, cuando menos a partir de su jubilación.

Lo mismo cumplió la ruta de Independencia por diversos estados del país, caminó de Tijuana a La Paz, recorrió los 20 municipios de Nayarit, otro viaje fue de Tepic a Chihuahua, además de avanzar desde Chiapas hasta la ciudad de Panamá entre el 25 de noviembre del 2000 y el 19 de enero del 2001, pasando por El Salvador, Honduras, Nicaragua, Colombia.

Durante la tarde de este sábado 27, Ávila Hernández fue homenajeado dada la formación que dio a miles de niños y adolescentes en diversas escuelas del estado, además de sus grandes hazañas deportivas, por las que obtuvo numerosas medallas, por ejemplo durante los juegos deportivos de maestros.

El homenaje por parte del Club de Lectura “Al Ritmo de la Luz”, efectuado a un costado de la plaza frente a Palacio de Gobierno, contó con la asistencia de familiares, amigos y ex alumnos de Ávila Hernández.

Con emoción, el propio maestro jubilado explicó cada una de las imágenes mostradas a través de un proyector, entre las que se vio, por ejemplo, al lado del legendario boxeador cubano Teofilo Stevenson, que lo recibió en su casa.

De hecho, explicó, caminar la isla de Cuba fue uno de los proyectos que de último momento decidió suspender, estando ya preparado en aquel país, puesto que las autoridades locales le advirtieron el riesgo que correría.

Ávila recordó anécdotas, como el hecho de que los policías de cualquier lugar siempre le sugerían aparentar ser un enfermo mental que caminaba por la carretera, en caso de encontrarse con alguna situación de peligro, pero les respondía que le sería imposible porque llevaba tenis apropiados para largas caminatas, pans, cachucha, un buen reloj, o hasta cámara de video y fotográfica.

Agregó que nunca tuvo un problema mayor y, por el contrario, conoció a muchas personas que lo ayudaron a cumplir sus metas. De hecho, se refirió con especial agradecimiento a quienes lo acompañaban en los viajes, manejando algún vehículo y esperándolo kilómetros adelante.

Mario Ávila debía prepararse de manera ordenada y profesional, con largas caminatas en Tepic.

Los asistentes al evento firmaron un documento para solicitar que un premio a deportistas lleve el nombre del maestro Mario Ávila.

“Todo esto lo hago porque me gusta, para enriquecer mi vida, para conocer otros lugares, para platicar con miles de gentes que conozco en los caminos (…),  si mi mente pudiera mostrar, como un proyector, las cosas que he visto, sería fabuloso. ¡No te imaginas cuantas maravillas!”, contó en otra ocasión a este reportero.

(Foto: Oscar Verdín/relatosnayarit) 

 

 

X

Right Click

No right click