Sidebar

19
Mié, Sep
27 Nuevos articulos

“¿Cacique?, ¡nooo, soy secretario general de carrera!": Luis Manuel

Especial
Tipografia

* “En la universidad tengo autoridad moral; entonces se crea el mito de que yo mando al interior”…

* “Todavía debo –la materia- botánica; si yo fuera una gente que utiliza sus influencias tuviera un título de cada carrera”…

* “Hay quienes, peyorativamente dicen que cómo ‘ese que representa a barrenderos y secretarias va a opinar en el Consejo General Universitario’”. 

 

 

(Primera de dos partes) 

“El SETUAN se fundó el 30 de noviembre del 77; el 28 de julio cumpliré 36 años como secretario general. Entre el 77 y 79 hubo cuatro secretarios generales y cuando salgo electo, creí que era efímero. Tenía de 24 a 25 años y ya estaba potreado en las luchas del 76, 77, 78. Yo no era un protagonista importante en estos pleitos, era el secretario sustituto de trabajo y conflictos del SETUAN cuando mataron a Juan Manuel Partida y esto me dio la titularidad de la cartera”. 

Así es el apunte inicial de Luis Manuel Hernández Escobedo, que continúa:

“Como en mi segunda reelección tomé una decisión y me pregunté cuál era mi misión en esta vida. En la universidad existían opciones importantes como brincar a una jefatura, ser funcionario y hasta ser rector, ¿por qué no?, todo implica llenar requisitos y seguir tu trayectoria, pero yo me hice a la idea de que mi misión era ser secretario general del SETUAN. 

“Empecé a trabajar en ello, si tú quieres con una concepción errónea respecto a la autonomía. Nada había detrás de las bardas de la UAN que pudiera llamarnos la atención. Yo seguí tratando siempre de conseguir el anhelo de todos: el respeto a la autonomía de la universidad y, sobre todo, la reivindicación del respeto a los trabajadores. 

“En este momento tenemos el contrato colectivo de trabajo más bondadoso del país, pero no en cuanto a no trabajar, sino simple y sencillamente la reivindicación de la razón de ser. Que a través del esfuerzo y trabajo, tengas la posibilidad de tener una vida digna. 

“Eso lo convertí en mi profesión. En la UAN, no puedo ser otra cosa más que secretario General del SETUAN”.

“NO HE HECHO OTRA COSA EN 36 AÑOS”

Luis Manuel Hernández Escobedo es diputado local por el PRD, afiliado a ese partido en el año 2000. 

Es el miércoles 11 de marzo, a eso de las dos de la tarde en su oficina del Sindicato de Empleados y Trabajadores de la Universidad Autónoma de Nayarit, por la avenida De la Cultura y a unos metros de la casa universitaria.

- ¿La palabra cacique, encaja?.

- Bueno, dependiendo de la concepción de tal expresión. Si nos vamos a nuestros originales, el cacique era el jefe de todas las etnias. Cuando sea utilizado peyorativamente, para señalar a prevalecer en una función, yo tengo una explicación para ese caso. ¿Cuál es la razón de ser de un sindicato?: defender los derechos de los trabajadores. ¿Quiénes lo han prostituido?: el sistema político mexicano, que luego utilizó a los trabajadores como clientelas o como instrumentos de control. Nada que ver la lucha de los Flores Magón, de las costureras de Nueva York, de los mártires de Chicago, los de Bellavista, los de Río Blanco, con la manera en que se empezó a manejar el sindicalismo corporativo donde el sector obrero, la CTM fue uno de los pilares del PRI, y de agregados la CROC y la CROM. ¡Imagínate!, ah pero sí tenían gobernadores, senadurías, diputados, pero sin importarles que el salario mínimo es el peor, junto con Haití, de Latinoamérica.

“¿Cacique?, a ver, ¿qué cuida un dirigente sindical?: cuatro intereses comunes esenciales: seguridad en el empleo, tener una dirigencia que se preocupe por reivindicar todos los días las condiciones laborales, que nuestros derechos constitucionales se cumplan, y vejez digna. Esas cuatro no son congregaciones de fe en los sindicatos.

“Por eso, entonces cuando hablan de cacique yo digo: ‘¡nooo, soy secretario general de carrera!’. No he hecho otra cosa en los últimos 36 años, más que en dos ocasiones tener la oportunidad de ser diputado”.

“UN MITO QUE YO MANDO”

Luis Manuel Hernández Escobedo no deja de moverse en su sillón. Se echa para adelante, para atrás. Sus manos no paran, el puño se cierra, descansa su cara en él, se abre. Los brazos se extienden. Sus dedos apuntan. 

“La UAN no es poder, es una institución autónoma que no tiene más que su capacidad para gobernarse y que vive del subsidio, que le asignan otras gentes desde el poder”.

- El personaje Luis Manuel es, para muchos, el de mayor poder en la universidad.

- Es un mito. Tengo autoridad moral porque voy a cumplir 40 años como trabajador, los cumplo en enero próximo. Eso me da presencia porque, también, desde 1979 soy consejero general universitario. Generaciones y generaciones han pasado por aquí y, hombre, afortunadamente un porcentaje muy alto es gente que me aprecia. No he ganado ninguna elección con menos del 80 por ciento de los votos. 

“En la universidad tengo autoridad moral, pero aparte tantos años aquí sí te dan opinión. Entonces se crea el mito de que yo mando al interior. No, simple y sencillamente tengo un espacio para dar mi opinión, pero hay debate, discusión. Tengo un peso específico porque me lo ha dado el trabajo y la presencia en un sector organizado. 

“Hay quienes, peyorativamente dicen que cómo ‘ese que representa a barrenderos y secretarias va a opinar en el Consejo General Universitario’. Pero si yo también fui a la escuela, estudié en Agronomía y en Ciencia Política y tampoco la terminé, y no tengo título porque todavía debo –la materia- botánica; si yo fuera una gente que utiliza sus influencias pues tuviera un título de cada carrera”.

- ¿Ser amigo del secretario General del SETUAN no es seguridad de chamba en la UAN?. 

- No. Obviamente tienes amigos de la infancia, parientes. Pero ¿por qué se ha generado esta condición?, pues por la falta de empleo. Se tienen que abrir espacios para justificar a quienes gobiernan, pero aquí no. Hace 18 años teníamos los mismos empleados que el Gobierno del Estado, mil 250 administrativos; ahorita en la universidad somos mil 900 con los de contrato, mientras que en el gobierno son más de 10 mil. Los académicos son arriba de tres mil. La universidad hace 18 años tenía 11 mil alumnos, hoy tiene 26 mil. 

- ¿Hay autocrítica hacia Luis Manuel?.

- Sin duda, los excesos de la universidad son por una estructura que les da mucha autonomía a las unidades académicas o escuela o como le quieras llamar, la cual cuenta con un consejo de escuela que es la autoridad máxima y luego los directivos. 

Hernández Escobedo explica que, cada semestre, un director presenta su carga horaria al departamento de Recursos Humanos que, a su vez, debiera corroborar la información y, por el contrario, la ha autorizado porque ya fue aprobada por el consejo escolar.

“Y ahí es donde empiezan las broncas”.

- Así se dio el caso de la señora Lupita en la Preparatoria 2 de Santiago Ixcuintla (Martina Guadalupe Delgado Martínez, que denunció que durante 24 años ha sido cobrado un salario a su nombre, sin que ella trabaje ahí).

- Exactamente, por eso suceden ese tipo de anomalías. 

- ¿Usted sabe si la universidad, el rector se sumó a la denuncia formal por el caso Lupita?.

- La universidad está en el trámite administrativo, a través de la Contraloría, porque se tiene que ver si en la prepa de Santiago Ixcuintla nada más fue el caso de Lupita.

- El de Lupita es un caso emblemático en la universidad. 

- Es una falta de probidad clara de uno o varios empleados que hicieron una acción indebida. Una compañera que trabaja en Contraloría me acaba de decir que se está revisando el historial de la carga horaria de la Preparatoria 2. 

“QUE SE QUEDEN LAS LISTAS”

El tono de voz sube y baja con frecuencia en el entrevistado. No vacila en responder, no evade y, por el contrario, se le ve animado. 

- Diputado, ¿fue un buen día cuando se publicaron las listas con sueldos de quienes trabajan en la universidad?. Se dice que usted no quería.

- Ah, no, no. Yo soy de los que siempre ha insistido que en la universidad debe existir un área de incidencias multidisciplinaria que llegue a las escuelas y revise a ver quienes llegaron y quienes no, y ahí tenemos las gentes para hacerlo. Está facilito y esa ha sido mi propuesta. 

“Ahora que se dio esto –de la publicación de las listas- me parece maravilloso y que bueno. Lo que sí deben cuidar, señores, es dar información entendible. Si tú viste, se publicaron el salario anualizado pero sin deducciones”.

Otro aspecto que crítica es que, por ejemplo los directores de escuela aparecieron en varias listas, una con su sueldo docente y en otra como directivo o con beca para completarles el salario, por lo que cree que debería ser una sola. 

“A mí dime si es desproporcionado que un director de una facultad como Derecho gane 50 mil pesos al mes. El funcionario más melguenche del Congreso los gana. Entonces, un director de Derecho si gana 50 mil al mes entonces este compa tiene la obligación de ser un director de a de veras, con todas las obligaciones que esto implica.”

- Pero que se queden las listas.

- Sí, y van a seguir y yo los aplaudo. Que suban las listas de enero y febrero, ¿quién cobró en enero, en febrero?, así cada mes. Y también digan cuánto se paga de impuesto o al Fondo de Pensiones. Mi única preocupación es que no pongan domicilios porque hay una inseguridad de la chingada y hasta al de la tienda lo extorsionan. A mí me conocen y ese es otro cuete, o a quien quiere ser funcionario o rector.

DOS JORNADAS EN SETUAN 

Luis Manuel detalla que el SETUAN tiene dos tipos de jornadas: la ordinaria de seis horas de trabajo y la de tiempo completo -derivada de lo que se llamó plaza B, que era trabajar dos turnos-. 

Ahora, añade, en lugar de plaza B se llama tiempo completo. “Subimos a la jornada de ocho horas y me pagas el doble. Creamos esa figura”.

- ¿No es excesiva?.

- No, ¿por qué?.  

- Un obrero que trabaja en el Ingenio Menchaca trabaja ocho horas y es una jornada, y acá alguien que trabaja ocho horas gana doble.

- Le pagan doble respecto al tabulador que tenía. Si ganas tres mil pesos y trabajas tiempo completo, ganas seis mil. Tienes cinco mil, ganas 10 mil. ¡Esa es la chamba, reivindicar, porque pareciera que todos debemos pelear para que todos estén jodidos!. 

“Yo he escuchado críticas de que los diputados ganan un chingo y es cierto, pero nomás hay 30 y hay 20 estrellas en el mundo que juegan futbol y ganan millones de dólares. Lo que debiera darse es la justa medianía”.

Revela que como diputado local gana 107 mil pesos mensuales, mientras que, en la universidad, percibe algo más de 19 mil 400 pesos quincenales, pero aplicados los descuentos quedan en 15 mil pesos. 

“Obviamente que si eres secretario general más de 30 años aquí, me tienen que dar viáticos, pagar mi gasolina”.

(Fotos: Oscar Verdín/relatosnayarit)

* NO se autoriza la transcripción o copia de las notas de Relatos Nayarit a otros medios de comunicación. NO al robo de notas.

X

Right Click

No right click