Sidebar

13
Jue, May
31 New Articles

“Tengo un encargo que cumplir: traerle a mis nietos a mi hijo desaparecido, esté como esté”

Noticias
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

* José Francisco Castillo superó el Covid-19 y reflexiona que fue como si Dios le dijera que no debía morirse, para continuar la búsqueda de su hijo.

 

A finales de enero de este año, el señor José Francisco Castillo Hinojosa fue hospitalizado tras contagiarse de Covid-19. Se las vio negras: durante dos semanas recibió oxígeno en el hospital del Seguro Social y estuvo cerca de ser intubado:

- Al personal médico les pedí que no me intubaran, que podía seguir respirando.

Fue dado de alta para seguir en su casa con tanque de oxígeno otras semanas, en las que no se movía de la cama.

En marzo volvió a salir a la calle. Como adulto mayor, hace unos días recibió la vacuna de AstraZeneca.

Reflexiona:

“Fue como si Dios me dijera que no me tocaba morirme ahorita, porque todavía tengo un encargo que cumplir: encontrar y traerle a mis nietos a mi hijo desaparecido, esté como esté.”

El arquitecto Francisco Javier Castillo Peña fue privado de la libertad la mañana del 19 de junio del 2018. Salía de su casa en la colonia Obrera, a bordo de un vehículo, para llevar a su hija adolescente a la escuela cuando le bloqueó el paso un Tsuru del que descendieron sujetos con armas de fuego.

Desde entonces no se sabe de él. En mayo cumplirá 42 años. Tiene otros dos hijos varones, niños aún.

A partir de la desaparición de su hijo, el jubilado de la Secretaría de Agricultura ha seguido la ruta de la inmensa mayoría de quienes pierden a un familiar en esas circunstancias: se convierten en investigadores, se adhieren a colectivos de familias que no paran de buscar, se dan ánimo entre sí, se internan en los montes para encontrar fosas, y agotan el mínimo detalle que los conduzca a una pista.

Él, dice, obtuvo datos para acelerar una declaración de quien en una época fue propietario del mencionado Tsuru, encontrado horas después cerca del poblado El Limón, municipio de Tepic, por la carretera libre. Pero falta ahondar en la línea de compra-venta que se siguió con el automóvil, que no tenía reporte de robo.

En mayo del 2019, tras el hallazgo de una fosa con numerosos cuerpos en el ejido Pantanal, municipio de Xalisco, en el lugar se entrevistó con Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, presente junto a Carla Quintana, Comisionada Nacional de Búsqueda.

Lo anterior le ha permitido que su caso, además de estar registrado en la Fiscalía General del Estado (FGE), también sea investigado desde la Fiscalía General de la República (FGR).

Integrante del Colectivo Familias Unidas por Nayarit (COFAUNNAY), Castillo Hinojosa narra que con apoyo económico de la FGR, familiares de desaparecidos de Nayarit, Jalisco, Colima, Tamaulipas, Veracruz, han visitado diversas cárceles del país, hospitales psiquiátricos, servicios médicos forenses, con la esperanza de hallar al familiar, vivo o muerto.

En su caso ha estado en penales de Mexicali, Tecate, Rosarito, o hasta Oaxaca, revisando miles de fotografías de quienes están presos.

La FGR también proporciona una “medida de ayuda” a la familia de su hijo; es decir, un apoyo económico por su situación de desaparecido.

Conocedor de tantos hechos y de la incertidumbre en que viven familias enteras, Castillo Hinojosa apunta que el caso de su hijo tiene algo diferente respecto a la inmensa mayoría: hay una grabación que muestra el “levantón”, captada por cámaras de video instaladas en la casa. Por ello cree que la investigación debe seguir conduciendo a algún punto.

Como la de tantas personas en el país, el ADN de José Francisco está registrado en las fiscalías junto a la de una de sus hijas, hermana mayor de Francisco Javier. Así, cuando un cadáver es encontrado, se obtiene su ADN para compararse con los casos denunciados.

Una vez recuperado del coronavirus, el ingeniero agrónomo ha vuelto a su ocupación principal. Indica que cuando oye a sus nietos preguntar por su papá, les responde que seguirá buscándolo y que un día se los va traer.

En esta parte, observa que muchas de las fosas clandestinas halladas tienen su origen en denuncias anónimas, como sucedió en Pantanal, por lo que apela a que quienes participaron en tales hechos por presión, en algún momento den pistas de dónde hay más cuerpos.

Basta una llamada anónima, que él y muchos siguen esperando, por ejemplo al 911.

(En la foto, el arquitecto Castillo Peña)

* Se pide a medios de comunicación NO plagiar las notas de Relatos Nayarit. 

X

Right Click

No right click