Sidebar

17
Vie, Ene
25 Nuevos articulos

El reclamo de Pedro Antonio Enríquez: “¿amenazas?, perdón, pero es el subjetivismo a todo lo que da…”

Noticias
Tipografia

* Se solicitó un cambio de medida cautelar que permitiera la libertad del ex magistrado presidente, pero no prosperó.

 

El ex magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) Pedro Antonio Enríquez Soto, compareció este viernes a dos audiencias: en la primera se solicitó un cambio de medida cautelar que le permitiera recuperar la libertad, que no prosperó, mientras que en la segunda, a petición del ex magistrado Jorge Ramón Marmolejo Coronado, se efectuó una acumulación de juicios relacionados con el conocido caso de miles de expedientes ficticios que agraviaron a personas con casas de crédito INFONAVIT.

Por separado, celebradas en la sala 1 del Centro Regional de Justicia Penal y dirigidas por el juez de control José Manuel González Zepeda, la petición de cambio de medida cautelar, propuesta por la defensa particular de Enríquez, se efectuó luego de que el siete de diciembre se decidió la prisión preventiva justificada contra el imputado, quien venía cumpliendo con una medida de presentación a firma periódica, la prohibición de salir del país, y una garantía económica.

Entre otros argumentos, el defensor planteó que el 13 de diciembre del 2018, durante una conferencia, el presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió al presente asunto, y seis días después lo hizo Carlos Martínez Velázquez, director del INFONAVIT.

Añadió que si el siete de diciembre la agencia del Ministerio Público hizo alusión a un informe del  INFONAVIT respecto al daño patrimonial, lo que influyó para decidir el cambio de medida cautelar, ahora se presumía la posible prescripción puesto que, transcurrido más de un año de que se conoce el tema, la dependencia no ha formulado denuncia, evidencia de que sí varió la situación y, por tanto, el imputado podría regresar a su situación anterior de enfrentar en libertad el juicio 809/2019.

Insistió que su defendido venía cumpliendo con todas las medidas cautelares impuestas en mayo pasado, cuando fue vinculado a proceso.

Frente a ello, la representación de la Fiscalía General del Estado (FGE) se opuso al cambio de medidas, añadiendo que el INFONAVIT tendría hasta tres años para denunciar los hechos, pero además, agregó, desconocía si ya lo hizo en la Fiscalía General de la República (FGR).

Se recordó que el presunto daño alcanzaría dos mil 58 millones de pesos, según avance de una auditoría en el INFONAVIT a noviembre reciente.

De igual forma se habló del temor, a Pedro Antonio, que tendrían los jueces, suspendidos, Justino Rodríguez Barajas y Baldomero Zamora Rodríguez, así como una carpeta de investigación por el delito de amenazas en contra de Enríquez, iniciada por el juez suspendido Braulio Meza Ahumada.

La agencia ministerial insistió que existe peligro para los testigos, postura que fue respaldada por una asesora de víctimas.

El defensor respondió entonces: en la causa penal los jueces no aparecen como víctimas, sino que son coimputados e, incluso, han emitido declaraciones judiciales, por lo que no puede argumentarse una obstaculización de la investigación. Y añadió que con tales declaraciones obtuvieron beneficios como el no estar privados de la libertad.

La Fiscalía y la asesora de víctimas rechazaron un cambio de medida cautelar.

 

Pedro Antonio Enríquez hizo uso de la palabra:

Dijo que había escuchado con atención el debate, las “falacias subjetivas, superficiales, por la Fiscalía y por quien representa a las víctimas…”

Recordó que desde el mes de mayo “he cumplido de forma respetuosa con el juicio (…), con rectitud, honestidad, en cumplimiento al Código…

Consideró que no hay ningún dato de prueba para suponer un riesgo de fuga o que represente peligro para víctimas.

La voz clara ante el micrófono de escritorio, recordó que el siete de diciembre, no obstante la posibilidad de que le fuera modificada la medida cautelar, como ocurrió, se presentó a la audiencia: “¡aquí estuve! (…), como una prueba de la rectitud con que me he conducido (…), acudí voluntariamente...”

Remarcó que se atendiera la solicitud de cambio de medida cautelar, agregando que no representa riesgo de obstaculizar la investigación. Y en cuanto al anunciado temor de tres ex jueces, preguntó: “¿amenazas?, perdón, pero es el subjetivismo a todo lo que da…”

 

Incluido este reportero, seis personas ocupamos butacas destinadas al público.

Hay que recordar al lector de este trabajo que en las salas de oralidad sólo se permite el ingreso de libreta y pluma, por lo que es posible cometer el error en algunos términos, por la rapidez con que fluye la audiencia.

Una policía estatal se mantuvo de pie en la puerta de entrada, vigilando que nadie rompiera el orden, mientras que un agente varón permaneció a espaldas de Enríquez Soto, que minutos después escuchó la resolución, desfavorable.

El fallo considera que no han variado las condiciones para un cambio de medida cautelar; por ejemplo, se explicó que las querellas de muchos afectados ya existen, por lo que no abona en nada si el INFONAVIT aún no lo hace.

 

El ex magistrado presidente del TSJ enfrenta diversos frentes: no sólo está en prisión y vinculado a proceso por varios delitos, sino que es latente la posibilidad de que sea trasladado a la prisión federal El Rincón, a lo que se opone.

Recientemente, Pedro Antonio Enríquez presentó el número de amparo 1279/2019 del Juzgado Tercero de Distrito, solicitando la protección de la justicia federal para evitar el traslado.

La autoridad judicial federal le concedió la suspensión provisional para que continúe recluido en la penal de Tepic “Venustiano Carranza”, aunque aclara que ello quedaría sin efecto por diversas causas, por ejemplo si es en razón a medidas de seguridad del centro penitenciario.

 

Para la 1:22 del mediodía, la sala 1 del Centro Regional tuvo cupo lleno.

Acompañados de sus respectivos defensores, comparecían, por un lado, Enríquez Soto, Marmolejo Coronado y el ex juez Mario Alberto Cervera López –cuyo cabello está blanco en un 90 por ciento-. Los tres, vinculados a proceso y en prisión preventiva.

Del lado opuesto, también vinculados a proceso, previa cita asistieron los ex jueces Braulio Meza, Justino Rodríguez y Baldomero Zamora. Únicamente Justino cuenta con defensa pública.

El número de policías aumentó a siete en el interior de la sala.

La ahora pugna entre ellos, ex magistrados y ex jueces, es a propósito del mayor escándalo de corrupción en la historia del Poder Judicial de Nayarit.

La audiencia, sencilla y rápida, consistió en acumular la causa penal 961/2019 que se seguía a Marmolejo, con la 809/2019, puesto que se trata del mismo caso INFONAVIT. Nadie se opuso.

Al finalizar la audiencia, el ex magistrado Marmolejo solicitó autorización para entrevistarse unos minutos con familiares. Se le concedió.

Más tarde él y Cervera serían trasladados a El Rincón, Enríquez a la penal de Tepic, y los otros tres seguirán en libertad con medida cautelar de presentarse a firma periódica.

(Pedro Antonio Enríquez en tiempos de magistrado. Foto: Tribunal Superior)

* Se pide a medios de comunicación NO plagiar las notas de Relatos Nayarit.

  

 

X

Right Click

No right click