Sidebar

19
Jue, Oct
34 Nuevos articulos

En el Tribunal Superior, “un dragón de 12 cabezas”: magistrado Cortés Jáuregui

Especial
Tipografia

* “He estado impartiendo justicia de la mejor manera que puedo hacerlo. Jamás prestándome a cosas indebidas y eso es una gran satisfacción;  puedo irme con las manos limpias y la frente en alto. Nadie me puede decir lo contrario”. 

 

No. El magistrado Oscar Saúl Cortés Jáuregui no dijo que en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) exista “un monstruo de 12 cabezas”, para referirse a ese número de magistrados.

El propio Cortés Jáuregui detalla a este reportero su frase pronunciada la mañana del 30 de junio y que deja marcada: “yo no puedo luchar contra un dragón de 12 cabezas”… 

Oscar Saúl, que el 29 de septiembre dejará el cargo al cumplir 10 años en el mismo, había tomado la palabra, luego de que los también magistrados Miguel Ahumada Valenzuela y Rocío Esther González García lo propusieron para que fuera presidente de la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ). 

Antes, Raúl Gutiérrez Agüero había propuesto a Thoth Aldrín Lomelí Aguilar, tras la salida de Jorge Armando Gómez Arias.

“Agradecí mucho a mis compañeros Miguel y Rocío por proponerme”, pero, asentó en el Pleno del Tribunal Superior de Justicia: ‘declino, porque yo no puedo luchar contra un dragón de 12 cabezas’. Dije dragón, porque es un grupo compacto que, hasta dicen por ahí, llegaron en la misma bolsa”. ‘Acuérdense que cuando llegaron mencionaron que habían elaborado un proyecto en el que iban a participar…que lo disfruten’.

Cortés Jáuregui habla con este reportero en su oficina en un encuentro sin previo aviso. La palabra exacta fue “dragón”, no “monstruo”, corrige quien durante 40 años dio clases en la escuela de Derecho de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) e, incluso, fueron sus alumnos 11 de los actuales magistrados.

“Pensaba decirles, pero no lo hice, que lo único es que les serviría de pretexto para decir que en el Tribunal existe una democracia y que yo perdí en una votación. Lo cierto es que aquí no existe ni ha existido una democracia”.

Por si algo faltaba y parece robustecer la versión del magistrado, es que la transmisión por Internet de la sesión se interrumpió cuando él hablaba –supuestamente por una falla técnica-, según se lo hicieron saber funcionarios judiciales que seguían la sesión del Pleno de Magistrados.

“Se violó el acceso a la transparencia y el derecho que tengo a que todos escuchen lo que yo dije. Y no dije mentiras, nadie tomó la palabra para decirme que estaba mintiendo. No dije más lo que ellos habían manifestado en tiempo pasado”.

AQUELLA REUNIÓN EN 2010 

Cuando en septiembre del 2010 Gómez Arias dejó la presidencia del TSJ y lo relevó Pedro Antonio Enríquez Soto –de cuya sesión, ruda, este reportero presentó una crónica-, quedó claro que los 12 magistrados que llegaron un año antes, impulsados por el ex gobernador Ney González Sánchez, tendrían roces con los cinco magistrados que ya estaban. Por cierto, de ese grupo Cortés Jáuregui es el único que continúa en funciones y ya está de salida. 

Oscar Saúl Cortés revela que antes de aquella sesión del Pleno, Enríquez Soto invitó a los magistrados a una reunión previa y les dijo de su interés por ocupar la presidencia del TSJ. Buscaba el voto unánime hacia su persona. 

Gómez Arias “le dijo que si, pero siempre y cuando me dieran la presidencia de la Sala Penal”, recuerda Cortés Jáuregui.

Añade que fue entonces que Manuel Salinas Solís y Miguel Madero Estrada hablaron de que “ya tenían un proyecto”, el mismo al que hizo referencia el 30 de junio.

Recuerda que en aquella ocasión habló a los magistrados de sus años de juez penal, de su enseñanza del derecho penal, de sus años de magistrado en la Sala Penal y de que contaba con el perfil para ocupar la presidencia. Pero no hubo apoyo de los 12 magistrados: Enríquez Soto, Salinas Solís, Madero Estrada, Gutiérrez Agüero, Lomelí Aguilar, Ismael González Parra, Rodolfo Adrián Rodríguez Alcántar, Jorge Ramón Marmolejo Coronado, Ana Isabel Velasco García, Pedro Álvarez Hormaeche, Román Carlos González Momita y Rafael Pérez Cárdenas. 

RECADO AL GOBIERNO

Durante 10 años en la Sala Penal, Oscar Saúl Cortés nunca fue su presidente. 

“Ya voy de salida y les faltó un acto de nobleza y justicia a mi persona. Hacen leña del árbol caído; así le pasó a Gómez Arias cuando quisieron exhibirlo en aquella sesión del 2010. Pensaron como siempre en sus intereses muy particulares”.

Una vez su postura de declinación, él también votó por Lomelí Aguilar. 

Deduce que pudo existir una situación de fondo en el grupo de los 12 magistrados: asegurar la presidencia de la Sala Penal puesto que, según la Ley Orgánica, el titular debe durar dos años, e impedir que el Gobierno del Estado pueda presionar en septiembre para tener esa posición, cuando salgan dos magistrados: Oscar Saúl y Manuel Salinas, y se sumen a la de Gómez Arias, cuya vacante es cubierta por la magistrada supernumeraria Irma Leticia Bermúdez Cruz.

“COSAS INDEBIDAS, JAMÁS” 

Cortés Jáuregui dice que con los dedos de las manos se cuentan las veces que se le pidió representar al Poder Judicial en un acto oficial. Y lo entendía como un mensaje. Lo rezagaban.

“Pero a mí me conoce medio mundo, di clases 40 años y no necesito propaganda, protagonismo. Con mi actuar he pisado callos, pero no dije mentiras”.

A poco más de dos meses y medio de que concluya su encargo, dice que está seguro que se irá con un buen saludo de todos los magistrados.

 “La impartición de la justicia es difícil, compleja,  delicada. En un juicio son dos partes y es imposible satisfacerlas. El ofendido se siente muy ofendido pero a veces el acusado no tiene responsabilidad y se le tiene que absolver, pero si es responsable se le tiene que condenar.

“Estoy tranquilo. He estado impartiendo justicia de la mejor manera que puedo hacerlo, con base en mis conocimientos y en mi experiencia. Jamás prestándome a cosas indebidas y eso es una gran satisfacción. Puedo irme con las manos limpias y la frente en alto. Nadie me puede decir lo contrario”.

(El magistrado Cortés Jáuregui. Foto: Oscar Verdín/relatosnayarit)

 

 

X

Right Click

No right click